h1

Al otro lado del Mekong… Luang Nam Tha

diciembre 26, 2009

El dollar se hizo presente en nuestas vidas. A Laos no cruzas si no tienes dolares. Tras pagar el visado buscamos habitación en el pueblo de Hua Xay. Las camas de la habitación ya nos dieron buena espina, estaban en alto, en plan Heide. A parte de dar una vuelta por la única calle que tenía el pueblo fronterizo, poco más se podía hacer allí. Así que madrugamos al día siguiente, hicimos de nuevo la maleta, y al minibus de 5 horas que nos llevaría a Luang Namtha, al norte del País.

En el camino nos dimos cuenta que Laos iba a ser muy muy diferente a lo visto hasta entonces. Aquí por primera vez sentimos la pobreza algo más extrema. Las casas de bambú, techos de paja… un montón de cerditos pequeños a los que llamamos allí vietnamitas correteando por las aldeas, gallinas a millares, más niños que en el Aquasherry park…

Luang Namtha es conocido como una buena base para el ecoturismo del sudeste asiático, y debido a la palabra “eco” los precios de las excursiones se disparan. Para hacerse una idea de los precios , por una excursión de un solo día nos pedían 50 euros, y aunque alguna amiga nos haya mencionado la gran frase de: “Quien convierte no se divierte”, magistral frase dicho sea de paso,  nuestros “ecobolsillos” no pudieron afrontar tal gasto. Así que optamos por la bici perroflauta.

Al día siguiente nos peinamos las rastas, nos pusimos nuestros mejores pantalones Thai, y adelante a hippear.

(Fran continúa …)

Podemos decir que  físicamente a Tailandia de Laos sólo las separa un pequeño tramo del río Mekong, pero la distancia en calidad de vida entre uno y otro es considerablemente mayor que eso.

Nuestra primera ruta en bici por el sudeste nos dejó, aparte de unas agujetas increíbles en donde la espalda pierde su nombre, una impresión difícil de olvidar en mucho tiempo. En principio el objetivo de la carrera era visitar unas cataratas dentro del parque nacional de la ciudad, pero a medida que avanzabamos en el camino descubrimos que aquella excursioncita tendría mucho más que ver aparte de eso.

Pedaleando por carriles de tierra  y piedra llegamos a varias aldeas de ésas en las que el tiempo se para, bueno se para el tiempo, se paran los coches, Internet, los móviles, se para la forma de vivir que conocemos y comienza una totalmente nueva y olvidada. Ésa en donde la gente vive diariamente  sólo con lo que sus  poquitas tierras (limpias de bombas americanas ) les da, sus gallinitas, sus cerditos,  su arroz.  El paisaje es impresionante,  en todos los sentidos de la palabra.

Como habíamos oído que la mejor forma de contribuir en la zona era con materiales escolares y productos básicos, compramos antes de salir un montón de lápices y estuches de colores. Las caras de ésos niños cuando se los dábamos ya os la podéis imaginar, esas sensaciones son las que sin duda se te quedan grabadas para siempre, y por eso Laos ya de pronto nos ha dado más que todo en éstos dos meses. Podríamos contar mil cosas más, pero para no resultar tan ñoñas y pesados, mejor os dejamos con unas cuántas fotillos para que lo veais por vosotros mismos.

Un abrazo enorme de los dos.

5 comentarios

  1. ME ENCANTAN LAS FOTO. TENER CUIDADO POR ESOS SITIO.FELIZ ENTRADA DE AÑO Y QUE OSTRAIGA TODO LO QUE OS MERESCAIS.BESOS


  2. hola chicos!!! vuestra aventura nos deja sin palabras es un viaje fantastico y lleno de cosa nuevas y distintas a todo lo demas

    hermano por dios, traeme uno de eso niños q lo quiero para mi! son entrañables,solo de verlos en la foto y me entran ganas de darles un abrazo!
    aahh…ya se lo q voy hacer, me voy a pedir uno para reyes a ver si cuela!(ojala si!)

    bueno os mando besitos y FELIZ NAVIDAD!!!!!

    tqm hermano!


  3. Titooo Frannn es una NIÑAAAAAA. Ya está confirmado es una niñaaa. Espero que por mayo ya esteis por aqui cerquita.Feliz Navidad y Feliz entrada de año para ti y para Javi. Besotes


  4. Alguna vez en mi vida, aunque sea en acogida,tengo que traer a un niñito de esos que valoran tanto un simple lapicero, vaya contraste con esto que el derroche de alimentos, juguetes y mil vanidades es algo rutinario. Me encanta comprobar que por lo menos juegan y sus sonrisas parecen sinceras. Para Laos van ahora un monton de refugiados Tailandeses, esperemos que puedan tener por lo menos lo mismo que esos aldeanos que nos enseñais. No nos habeis contado como ha sido esa peculiar Nochebuena, supongo que la nostalgia os rondaria pero merece la pena alejarse y tomar perspectiva en la vida. Un beso muy grande.


  5. feliz año bonico
    ya se que me merezco un puñetazo porque hace mucho que no te escribo. chavalin vas a volver de alli convertido en otra persona!!! valla experiencias!!!
    q grandes sois!!!



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: