h1

KUALA LUMPUR

noviembre 11, 2009

Nos faltaban todavía varios kilómetros para llegar a Kuala Lumpur y ya podíamos contemplar desde el autobús su grandioso símbolo, las torres Petronas.
Sólo tardamos horita y media en el trayecto y traíamos en el cuerpo el cosquilleo de entrar de nuevo en otra gran ciudad.
La realidad es que las primeras horas no fueron del todo agradables que digamos. Elegimos para buscar alojamiento la zona a priori con más buena fama, tanto por ambiente como por precios, Chinatown. Hasta ahí todo perfecto, el problema llegó cuando todos los sitios que veíamos eran cualquier cosa menos algo mínimamente hospitalario y después de varias horas de uno a otro, el calor típico matutino, la contaminación, el tráfico, los indescriptibles olores y nuestros 20 kilos de peso hicieron el resto.

Gracias a que dejamos de pensar que en ésta ciudad también podíamos dormir gastando solo dos o tres euros, encontramos un hotelito a nuestra medida a media tarde y a partir de ahí ya todo fue como la seda.
Kuala Lumpur está llena, como su vecina Singapur, de mil contrastes. Los más modernos rascacielos dan la mano a centenarios templos y a una arquitectura mucho más modesta. Eso sí, la capital de Malasia es mucho más caótica, ruidosa y desconcertante que ésta última. Javi dice que al lado de Bombay esto es un remanso de paz pero yo la verdad que quede bastante impactado de tanto ajetreo.

Esa noche, después de una merecida ducha, estuvimos paseando y volviéndonos locos en el mercado de Chinatown. Millón de imitaciones de todo tipo de cosas, ropa, calzado, accesorios, electrónica… a un precio de risa claro está. Aquí el que venga para comprar es el rey del mundo, eso sí el regateo aquí es una técnica que hay que controlar y cómo a mi no se me da muy bien que digamos, unido a que no podemos añadir más peso al que ya llevamos, nos fuimos sin nada más que con un buen rato.

El siguiente día fue de los más moviditos que hemos tenido aquí desde que llegamos. Metro y monorraíl bien tempranito hasta llegar a las torres Petronas para obtener el ticket para subir, nos lo dieron para las seis de la tarde. Luego andamos buen rato hasta encontrar un banco que nos cambiara los cheques de viaje. Metro y monorraíl de nuevo hasta llegar a la mezquita más grande del sudeste asiático, nada de especial por cierto. Andamos y seguimos andando por zonas verdes con orquídeas, mariposas, monos, ardillas y demás. Humedad al doscientos por cien en la zona. Nos topamos con un Fridays y con un hambre de comida basura occidental atroz , no pudimos evitar la tentación. Andamos de nuevo hasta las torres Petronas y paseamos por el inmenso centro comercial que tienen en la base. Llegada la hora subimos a las torres, más bien al pasillo que las conecta qué es el máximo que te permiten y disfrutamos de las increíbles vistas. Luego pensamos que la panorámica nocturna de Kuala Lumpur tenía que ser increíble y volvimos a andar hasta llegar a la altísima torre de telecomunicaciones en la cual subimos de nuevo y aunque un poco decepcionados por no ser al aire libre, volvimos a sentir el vértigo de ver la ciudad desde tan alto. Ya reventaitos y con el alma en los pies compramos mucha frutita rica tropical para cenar y a dormir plácidamente.

Al día siguiente, después de dormir como niños chicos, volvimos a coger el autobús con muchas ganas de descansar de nuevo en otra paradisíaca isla, ésta vez en Pulau Pangkor.

Fran

5 comentarios

  1. ¿¿¿Esa fauna esta en medio de la ciudad??? Despues de haber disfrutado de unos dias en una isla como aquella, la ciudad debe destrozar el timpano y los nervios. Los que estamos inmersos en este tipo de polucion no nos damos cuenta de que existe un mundo mejor en el que los mas altos decibelios los alcanza un animal salvaje…que envidia dais chicos. Besitos.


  2. madre mia q fotosss!!! eso es maravilloso!!yo quiero ir…..y sobre todo de comprasssss!!!!!!!!!
    una primitiva YA!!!!!!!!!y estoy con ustedes en un salto,

    mil besistos para los dos!!!


  3. preciosas fotos!!! el centro comercial es una pasada!!! y tu cara de felicidad con el helaito lo dice todo!!! jejeje😉 me alegro de que os vaya tan bien, y de que nos vayais contando vuestra aventura con todo detalle!!
    Muchos besos y lo dicho, a disfrutad!!!


  4. Eso digo yo, una primitiva ya!!! Que bonito todo y que brutal. Genial. Ya veo que no os vamos a volver a ver por aqui en un buen tiempo. A disfrutarlo. Un abrazo.


  5. que fantastico todo … y que penita que no podais comprar nada!!
    yo tb me apunto en la primitiva ehh!!

    kiss



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: